Compartir imágenes en las redes sociales

Compartir imágenes en las redes socialesLas redes sociales están absolutamente presentes en cada minuto de nuestro día, han llegado para quedarse, pero muchas veces no sabemos de qué hablamos en realidad cuando nos referimos a las redes sociales.

Una red social es una plataforma en la que interactúan diferentes actores vinculados entre sí por algún criterio particular.

Estas herramientas permiten comunicarnos, conocer en tiempo real una noticia a miles de kilómetros de nuestro hogar, reunirnos con objetivos comunes, promocionar proyectos benéficos, publicitar un producto o servicio, entre tantas otras funciones.

Las redes sociales, utilizadas con los recaudos necesarios pueden ayudarnos a mantener una estrecha cercanía cuando la distancia física parece empeñarse en romper relaciones.

Seguramente hayas utilizado en más de una oportunidad alguna de las redes sociales más conocidas (Facebook, Twitter, Google+, Instagram, Pinterest) para compartir alguna noticia con tus amigos, contar algo que te haya sucedido en el trabajo, mostrar los hermosos lugares que conociste durante tus últimas vacaciones o simplemente para llenar tu muro o perfil de imágenes para compartir y así robar una sonrisa en tus amigos.

Las redes sociales utilizadas del modo correcto se convierten en una herramienta completamente útil y versátil, generando un espacio compartido sin el que ya no podemos imaginarnos.

Sin embargo, las redes sociales también entrañan peligros latentes, especialmente cuando los menores las utilizan sin la correcta supervisión de los mayores. Para mantener a salvo a nuestros hijos o sobrinos, debemos utilizar los filtros y controles que poseen, para así asegurar un uso y disfrute seguro de las mismas.

Las redes sociales también pueden ser muy provechosas a nivel laboral, ya que a través de ellas es posible promocionar no solo productos, sino también servicios de manera gratuita. Ésta atractiva cualidad las convierte en una de las herramientas de marketing más utilizadas de los últimos tiempos. Su gratuidad unida a la posibilidad de provocar un efecto en cadena las posiciona como un instrumento de publicidad muy atrayente.

Estas plataformas son también una herramienta muy útil en educación ya que facilitan el trabajo en grupo, brindan la posibilidad de establecer contacto directo con estudiantes no solo de otras escuelas o universidades, sino con estudiante de otros países; además propician una constante actualización en conocimientos vinculados a las últimas tecnologías.

Gestión eficaz del tiempo: la agenda

Los expertos recomiendan que lo primero y principal es “tomar las riendas” del tiempo de cada uno y analizar las prioridades, dedicándole a cada actividad su propio espacio temporal. Uno de los conceptos erróneos de optimización del tgestion del tiempoiempo, quizá de los más extendidos, es pensar que tiene que ver con una vida tan planificada que impide disfrutar de las cosas espontáneas. Nada más alejado de la realidad.

Para aquellos que deciden tomar el control de sus vidas, la solución es ser más productivo con un horario de trabajo de menor longitud. Les recomendamos los siguientes puntos a tener en cuenta:
  • Priorizar: Hablar de gestionar bien el tiempo tiene que ver con saber discriminar aquello que es importante de lo que no lo es para saber a que dedicar mayor importancia.
  • Aprender a decir “no”: Aprender a postergar cosas menos importantes según los criterios de cada uno.
  • Dejar todo por escrito: parte de planificar es armar una lista con nuestra agenda. Esto ayuda a ver un enfoque concreto sobre las tareas a realizar.
  • Agrupar las tareas en bloque temáticos: El nivel de concentración y rendimiento va creciendo conforme nos sumergimos en una sola tarea hasta terminarla. Hacer muchas cosas al mismo tiempo resta efectividad.
No debemos olvidarnos que el tiempo es sólo una medida. El no tener tiempo es simplemente un punto de vista, y se debe a una mala selección o distribución de las acciones realizadas. Administrar el tiempo significa optimizar el rendimiento del tiempo disponible, en definitiva, solo depende de uno mismo y de las ganas de superarse cada día.