Gestión eficaz del tiempo: la agenda

Los expertos recomiendan que lo primero y principal es “tomar las riendas” del tiempo de cada uno y analizar las prioridades, dedicándole a cada actividad su propio espacio temporal. Uno de los conceptos erróneos de optimización del tgestion del tiempoiempo, quizá de los más extendidos, es pensar que tiene que ver con una vida tan planificada que impide disfrutar de las cosas espontáneas. Nada más alejado de la realidad.

Para aquellos que deciden tomar el control de sus vidas, la solución es ser más productivo con un horario de trabajo de menor longitud. Les recomendamos los siguientes puntos a tener en cuenta:
  • Priorizar: Hablar de gestionar bien el tiempo tiene que ver con saber discriminar aquello que es importante de lo que no lo es para saber a que dedicar mayor importancia.
  • Aprender a decir “no”: Aprender a postergar cosas menos importantes según los criterios de cada uno.
  • Dejar todo por escrito: parte de planificar es armar una lista con nuestra agenda. Esto ayuda a ver un enfoque concreto sobre las tareas a realizar.
  • Agrupar las tareas en bloque temáticos: El nivel de concentración y rendimiento va creciendo conforme nos sumergimos en una sola tarea hasta terminarla. Hacer muchas cosas al mismo tiempo resta efectividad.
No debemos olvidarnos que el tiempo es sólo una medida. El no tener tiempo es simplemente un punto de vista, y se debe a una mala selección o distribución de las acciones realizadas. Administrar el tiempo significa optimizar el rendimiento del tiempo disponible, en definitiva, solo depende de uno mismo y de las ganas de superarse cada día.